08 de noviembre de 2009 a las 16:50

William deBois MacLaren, un hombre de negocios escocés, un día paso por la sede Nacional de los Scouts en Londres y entabló conversación con el aquel entonces Comisario Nacional, Francis Morgan, para ofrecer un amplio donativo a la Asociación Scout. Este último relató al señor MacLaren las ideas y sueños de Baden Powell, con lo que posteriormente se reunió con el para conocer de primera mano lo que rondaba por la mente de BP y ver en que podía ayudar a los jóvenes.

MacLaren acordó junto a Baden Powell, la creación de un Comité dirigido por Sir Percy Everett, el cual tendría el objetivo de buscar un terreno adecuado para la Asociación Scout que no fuese lejos de la ciudad de Londres para que los scouts pudiesen acampar sin largas caminatas y costosos viajes, y que se pudiese montar un Centro para la formación de los dirigentes.

En marzo de 1919, el señor MacLaren compra la propiedad denominada Gilwell, la cual donó posteriormente a la Asociación Scout, y estos como agradecimiento para perpetuar la memoria del generoso donante, un pequeño trozo del tartán de la Casa de los MacLaren fue colocado en el pañuelo de Gilwell

Ese mismo año, se realizó el primer curso para dirigentes scouts, y al finalizar el mismo los asistentes se llevarón como simbolo de su formación, un pañuelo de Gilwell y dos cuentas del collar de Baden Powell.

El señor MacLaren fallecio en 1921, con lo que no pudo apreciar el resultado global de su estupenda donación al Movimiento Scout, pero esa magnifica idea de los dirigentes de aquella epoca, al incorporar el tartán de los MacLaren, hacen que su figura nunca se olvide por los que hoy somos scouts, casi 100 años despues.