Hace unos días una persona nos preguntó a un compañero y a mí, “¿Qué se siente al subir una montaña? sufrir por sufrir ¿Qué interés tiene?”, y ciertamente es una experiencia difícil de explicar a quien no la ha experimentado con anterioridad.

En este vídeo, que podéis ver a continuación quizás lo explica con imágenes muy bellas lo que se siente al subir cualquier montaña del mundo.

Las imágenes del vídeo son del Himalaya, montaña que no he tenido la suerte de subir, pero que me hubiese gustado mucho, pero bueno, me conformo con subir montañas algo más pequeñas pero con una belleza que no se queda nada atrás.

En unos meses, y tras un verano en el que tengo que prepararme muy bien, para volver a tener un estado físico que me permita hacer la práctica de la montaña con comodidad y sin peligro, volveré a subir una montaña muy andaluza, y quizás de las mas bellas de España, volveré a subir el Mulhacén (3.478,6 m) con mi compañero de la universidad, Javi Sanzo.