Como algunos de vosotros ya sabréis, la semana pasada, como si de un bloc de anillas se tratase, tras un extraño bloqueo en el servidor, todas las web quedaron bloqueadas durante dos días. Finalmente el problema del bloqueo era del Router, y tras reiniciarlo todo comenzó a funcionar como un buen reloj suizo, pero siempre tiene que existir un “pero”, efectivamente, como no podía ser de otra forma, mi blog continuaba dando fallos, puff que fastidio.

Me pongo con el mismo, pero no doy con la techa, con lo que lo dejo aparcado, casi con el deseo que se arreglase por si mismo tras un pequeño descanso. Me pongo con un nuevo blog para el Grupo Scout Ain Karem, y cuando todo esta montado hago una actualización de la versión de wordpress, y como por arte de magia, presenta los mismos síntomas que mi blog. Uff, casi por casualidad, había descubierto cual era la enfermedad que afectaba a los blogs.

Rehago lo anterior, y lo llevo a un paso anterior, aunque eso si, manualmente, pues no me deja hacerlo de otra forma. Tras unos toques maestros de ratón el Blog del Grupo Ain Karem está nuevamente funcionando, así que ya tengo la solución para mi blog. Me pongo tan contento en ese momento como un niño con su primera bicicleta.

Comienza una operación, que unos minutos antes había efectuado con un éxito rotundo, pero algo estaba predestinado para dar un poco más de dolor de cabeza. La operación se hace con total normalidad, como la vez anterior, pero los resultados no fueron los esperados. Un nuevo mensaje, me hace sentir un pequeño escalofrío “Error data base”… en ese momento supe que algo bastante grave estaba ocurriendo. Dejé al pobre ratón abandonado sobre la mesa, solo era capaz de ver el monitor, pero no quería leer … Dios… ¡esto pinta mal!.

Tras unas llamadas, ya tengo a un amigo que se compromete a mirar con detenimiento la operación para ver que ha ocurrido y como podemos solucionar el entuerto.

El viernes noche, tras la ingesta de un poco de comida sana,  un BigMac con ensalada, y mientras realizaba la ronda de vigilancia de mis hijas en el cacharrito del Macdonals… sonó el móvil… era el Ángel de la muerte que me anunciaba que tras más de tres años de trabajo en mi blog, con mas de 300 entradas  y cientos de horas de ilusión, había quedado reducido a la nada…. No me lo podía creer, aggg, que coraje, que rabia, menos mal que junto a mi estaba mi mujer que tras contarle lo sucedido, supo pronunciar la palabra adecuada, el gesto necesario, el silencio justo, para darme la tranquilidad que necesitaba en ese momento.

Aún hoy día me cuesta comprender que ocurrió, y me cuesta retomar el blog, pero creo que teniendo la posibilidad de recuperar algunos de las entradas, casi que tengo la obligación de retomarlo.

He comenzado la recuperación de post a post de forma artesanal, pero con la misma ilusión que cuando comencé con mi blog, eso sí, he aprendido la lección… hay que hacer copias de seguridad

Gracias a todos los que me habéis dado ánimos, a los que hicisteis chistes con mi blog, a los que os arranque una sonrisa socarrona, y de una manera especial a Javi por el tiempo que ha dedicado a intentar restaurar el mismo.