Próximamente el Padre Antonio Marín recibirá un reconocimiento por sus cerca de 40 años de servicio activo en el Movimiento Scout en Andalucía.

 

A Antonio lo conocí hace ya muchos años, y no digo cuantos pues me hace más viejo, estando yo de Responsable en el Grupo Scout Saltes de MSC, y ciertamente que conectamos bastante bien, pues su don de gente y dinamismo atraía a los jóvenes a colaborar con el. Nunca se me olvidará en una de mis primeras visitas a Granada, cuando nos llevo al mirador de San Nicolas, me pareció un lugar mágico. Cada vez que tengo oportunidad de visitar Granada, paso un rato por el mirador de San Nicolas, y siempre tengo un grato recuerdo para Antonio.

 

Años despues es trastalado por la Compañía de Jesús a Huelva, y comienza a trabajar en el Colegio SAFA Funcadia, con lo que el camino se nos volvió a cruzar y es cuando comenzamos a gestar la creación de un nuevo grupo scout en el Colegio.

 

Junto a Antonio, todos los que iniciamos el proyecto, sabíamos que era mucho mas fácil, pues con su don de gente, intuíamos que la lista de niños que querrían entrar en el grupo sería numerosa, y no nos equivocamos. Recuerdo ese primer año del grupo, y como Antonio nos ayudaba a madurar y crecer como personas, como nos iba contagiando su entusiasmo, pero sobre todo como nos iba acompañando en el camino para establecer unas bases estables en el grupo.

 

El trabajo con Antonio Marín era muy fácil, y siempre nos presentaba referentes que nos ayudaran a crecer con su testimonio personal, y es cuando conocimos a muchos otros scouts de los grupos por los que el había ido pasando, especialmente scouts del Colegio Portaceli de Sevilla.

 

Posteriormente, es trasladado a su ciudad de Almería, y es cuando solicita mi ayuda para impulsar el Movimiento Scout Católico en aquella provincia, y como es normal, no puedo decir que no. Son miles los kilómetros que tengo que recorrer los años posteriores para colaborar con Antonio, tanto en la creación de la ODIS (Oficina de Información Scouts), fermento posterior de la Asociación de Scouts de Almería como en la creación de otro nuevo grupo en el Colegio de la SAFA de Almería. Reuniones, cursos, visitas, … eso me llevó a conocer aún más la calidad humana de Antonio, y por añadidura conocer a muchísimas buenas personas y scouts en Almería.

 

Deja huella por donde pasa, y deja impregnada su impronta en los que le hemos conocido y trabajado con él. Hace unos meses recuerdo una llamada de teléfono de un joven que quería formar un nuevo grupo scout, motivado por sus años de escultismo junto a un sacerdote jesuita, así que pregunte quién era el origen de su motivación, y nuevamente me lleve la sorpresa, otra vez más Antonio Marín era el caminante que servía como inspiración para montar otro nuevo grupo scout en Huelva.

 

Antonio es un hombre sencillo y humilde, y eso le hace pasar por los sitios donde está sin estridencia, y es quizás por lo que el Movimiento Scout, quizás no ha sabido darle el reconocimiento que merece una persona que ha colaborado tanto y en tantos lugares por la formación de los jóvenes, y en especial por la difusión del escultismo católico.

 

Más información: AISG-Huelva