Los pinares de Valdegurriana acogieron el 10 de octubre la inauguración un monolito, obra del escultor Alberto Pagnussatt, que recuerda la vinculación de ese espacio forestal con el movimiento escultista, desde los antiguos Exploradores de España (1913-1936) hasta los actuales scouts, pasando por el Grupo Scout San Jorge que, en 1960, recuperó el escultismo en Aragón, ya que la organización había sido prohibida por el franquismo.

 

Precisamente han sido los antiguos componentes de dicho grupo, que celebran ahora los 50 años de su paso por el Grupo Scout San Jorge, quienes han pagado el monolito que ahora ofrecen a los actuales scouts y a Zaragoza.

 

En el acto intervinieron Patricio Borobio, que fue explorador en los años 30; Luis Granell, antiguo miembro del Grupo San Jorge; Esteban Urgel, presidente de Scouts de Aragón; Julio del Valle presidente de ASDE, Scouts de España; y el escultor Alberto Pagnussatt. También participó Jerónimo Blasco, concejal de Grandes Proyectos, Infraestructuras y Participación Ciudadana del Ayuntamiento de Zaragoza. El acto contó con la asistencia de antiguos scouts que lo fueron hace 50 años y miembros de los grupos actuales de scouts.

 

Fuente: El periódico de Aragón