A lo largo de su ministerio público, Jesús sabía tanto de la adoración y la deserción de las multitudes. Hoy, como hace 2.000 años, el evangelio hace una pregunta que exige una respuesta: ¿Vamos a seguir? Este vídeo ilustra esta verdad a través de la lente dinámica de una red social del siglo 21.

Imagen de previsualización de YouTube