La relación de Juan Pablo II y los jóvenes ha sido siempre una constante en su pontificado, pero de una forma especial tenia un cariño y aprecio especial por el Movimiento Scout. En la primera foto podéis observar a Juan Pablo II con el Pañuelo Gilwell y sus dos tizones, un símbolo de la OMMS para los Jefes Scouts titulados.

 

En sus visitas a diversos países, la organización, orden y acogida fue siempre otorgada a las asociaciones scouts de la OMMS en cada uno de los países.

 

En el año 92 en su visita a Sevilla, Huelva y El Rocio, tuve la suerte de estar en el equipo de voluntarios que organizaba la visita junto a muchos buenos compañeros de Scouts de Huelva y Sevilla.

 

Espero que para la próxima visita de Benedicto XVI tenga la misma suerte de poder estar en el equipo de voluntarios de la organización de su visita, pues realmente son experiencias que nunca se olvidan por lo intensas que suelen ser.