Jordi Bonet i Armengol (Barcelona, 1925) es un arquitecto español, hijo del también arquitecto Lluís Bonet i Garí, uno de los continuadores de la Sagrada Familia. Titulado en 1949, siguió el estilo de Gaudí en algunas de sus obras: iglesia de Vinyoles d’Orís, Osona (1955), de Sant Medir, Barcelona (1960), de Santa Maria de la Fortesa, Anoia (1962). Posteriormente realizó el edificio Aiscondel y la escuela Sant Gregori, en Barcelona, y el auditorio Pau Casals, en El Vendrell (1981).

Ha estado muy vinculado al escultismo y fue el primer presidente del Movimiento Scout Católico de España.[1] Colaboró con Antoni Batlle en la Delegación Diocesana de Escultismo de Barcelona y fue secretario general de la Conferencia Católica de Escultismo desde 1977 hasta 1981. Ese mismo año fue nombrado comendador de la Orden de San Gregorio Magno y en 1985 consultor del Pontificio Consejo para los laicos.

Director general de Patrimonio Artístico de la Generalitat (1981-1984), desde 1987 es el director de las obras de la Sagrada Familia. En 1998 fue nombrado presidente de la Acadèmia de Belles Arts de Sant Jordi. Ha recibido los premios Ciutat de Barcelona por la restauración del edificio de la Fundació Enciclopèdia Catalana, el Domènech i Montaner del Institut d’Estudis Catalans por su libro El último Gaudí (1999) y la Cruz de Sant Jordi de la Generalitat de Cataluña. Autor también de La Arquitectura al servicio de la Música (1986) y Templo de la Sagrada Familia (1992).

Jorde Bonet, fue nombrado Miembro de Honor de Scouts MSC en la XXV Asamblea General celebrada en Menes.