antoniojavima

 

Hablar de Antonio, para mi es como hablar de un Padre, y creo que podría incluso decir, de un verdadero padre.

Uno en la vida es producto de los aportes que te van haciendo aquellos que se cruzan en tu camino. Antonio en mi vida me ha aportado mucho, tanto, que sería imposible enumerarlo en este blog. Con Antonio he caminado por la vida durante muchos años. Ha sido un padre, un amigo, un compañero, y sobre todo magnífico acompañante en el camino de la vida.

He pensado que escribir, y me es imposible pensar con claridad, pues la emoción y el recuerdo de muchos buenos momentos con Antonio se me vienen a la mente. Momentos divertidos, momentos de dificultad, de aprendizaje, y por que no decirlo, incluso de desencuentro en algunas ocasiones.

Ha tenido la suerte de conocer al Antonio Amigo, a aquel, que estaba siempre cuando lo necesitaba, y nunca hacía falta llamarlo. Al Antonio Padre, a aquel, que te reñía si te equivocabas y te ayudaba a salir de la equivocación. Al Antonio compañero, a aquel que siempre estaba junto a ti en el camino, y nunca era un indicador o meta, sino camino.

Antonio ha estado en los momentos más importantes de mi vida, tal como un padre acompaña a un hijo. Nos acompañó a María José y a mi durante nuestro proceso de preparación hasta llegar al matrimonio, que el mismo presidió y nuevamente nos acompaño en el nacimiento de nuestras dos hijas. Siempre ha estado presente en los momentos importantes, siempre unas palabras reconfortantes, y nunca pidiendo nada a cambio. Un verdadero Padre.

Gracias Antonio. Tu recuerdo siempre vivirá en mi corazón.

antonioloyola

Padre Vivas con antiguos responsables del Grupo Scout Loyola.