Contagia el Escultismo entre tus amigos

Sin comentarios »

triptico

Ahora que el reencuentro con los amigos de clase está a la vuelta de la esquina, es un buen momento para contagiar el espíritu scout. ¿Cómo?

  • Háblales de lo bien que te lo has pasado este verano en el campamento.
  • Impresiónales con la tormenta que inundó las tiendas y que os obligó a sacar vuestro ingenio para no mojaros.
  • Presume de la super montaña que has subido (exagera un poco si es necesario para quedar como un auténtico héroe).
  • Enseña tu pasaporte y demuestra que has viajado por muchas partes del mundo conociendo otros scouts.
  • Muestra las múltiples habilidades que nos caracterizan.
  • Da ejemplo con tus actos y demuestra lo que aprendes día a día con el Grupo Scout.
  • Explícales por qué eres scout y cuántos somos.
  • Invítalos a pasarse un sábado por los locales de tu Grupo.
  • Anima a todos tus amigos a formar parte de este gran movimiento mundial: Castor, Lobato, Ranger, Pionero o Ruta. Y también a los adultos con vocación educativa: los Responsables.

¡Hay sitio para todos!

Copia estos enlaces en tu Twitter, Tuenti, Facebook o correos electrónicos para que ellos mismos descubran su interés:

http://scouts.es/quiero-ser-scout/

http://scouts.es/mapa-de-grupos/

¡Contagia el escultismo!

Fuente: Scouts MsC

 

Vídeos del Campamento y Camino de Santiago Grupo #Scout Padua

1 comentario »

Varios vídeos de recuerdo del Campamento en Apulia del Grupo Scout Padua de ScoutsHuelva, y uno muy especial dedicado a todos los pioneros y rutas con los que he tenido la suerte de compartir el Camino de Santiago.

Imagen de previsualización de YouTube

Camino de Santiago Portugués con Pioneros y Rutas

Imagen de previsualización de YouTube

Danza del Tallarín en la Plaza del Obradoiro. (Santiago de Copostela)

Imagen de previsualización de YouTube

Campamento en Apulia (Braga) Portugal

Imagen de previsualización de YouTube

Imágenes para el recuerdo del Camino de Santiago

Campamento Grupo #Scout Padua en Apulia (Portugal) de @scoutsmsc

Sin comentarios »

campaapulia

 

 

Una pequeña selección de fotos del Campamento organizado por el Grupo Scout Padua en la localida de Apulia (Braga), Portugal.

Podéis ver una selección amplia de las fotos del acto de la Promesa Scout realizada por tres responsables y dos pioneros, la cual fue muy entrañable y cercana a todos los niños del grupo.

Algunas fotos del fuego de campamento Internacional que se celebró (con fuego de verdad), en la que asistieron dos grupos scouts de Portugal, un grupo scout frances y el Grupo Padua de Scouts de Huelva (España). El grupo aleman no pudo asistir a la misma, pues se marcho justo el día antes.

En resumen se puede decir, que ha sido una gran experiencia de campamento internacional, en un lugar bastante bueno, donde los niños han podido disfrutar y aprender de sus responsables con un clima estupendo que ayudo a desarrollar la programación prevista.

Ver la galería de fotos: Pulsar aquí

 

Camino Santiago con Pioneros y Rutas del Grupo #Scout Padua de @scoutsmsc

Sin comentarios »

caminosantiagorutas

Camino de Santiago Portugués realizado por los Pioneros y Rutas del Grupo Scout Padua del 17 al 23 de Julio de 2013.

Partimos de la localidad de Tuy, pasando por cinco etapas donde nos hemos ido alojando en albergues y pabellones deportivos. Hasta nuestra llegada a Santiago de Compostela, que gracias a la gentileza de Scouts de Galicia, nos alojamos en su sede, muy cercana a la catedral de Santiago. Pudimos estar un día en esta bella ciudad y disfrutar de su acogida.

Ha sido una experiencia inolvidable para los pioneros y rutas, al igual que para los responsables que los hemos acompañados en estos días. Ha sido un camino de encuentro y reflexión, sobre nuestra vida y lo que queremos proyectar hacia el futuro.

Tras nuestro Camino de Santiago, nos trasladamos nuevamente a nuestro campamento base en Apulia (Portugal), donde pasamos varios días más hasta que el 27 de julio finalizo nuestra aventura de este verano.

Ver galería de fotos: Pulsa Aquí

 

 

Camino Santiago, 6º Etapa: Padrón – Santiago de Compostela

Sin comentarios »

6-ETAPA

ITINERARIO

 Bajamos hasta el puente sobre el río Sar y tras rodear la fachada de la iglesia de Santiago, en una punta del paseo del Espolón, tomamos la rúa Murgadán. Más adelante giramos a la derecha por la rúa Corredoira da Barca y después a la izquierda por la calle de Dolores. De frente, dejando la estación de autobuses a la derecha, cruzamos de nuevo el río para entrar en Iria Flavia, parroquia del Concello de Padrón y antigua sede episcopal que dejó de serlo a favor de Compostela cuando se descubrió el cuerpo del Apóstol. Nada más cruzar la N-550 nos encontramos con la colegiata de Santa María de Adina, anterior a la época visigoda pero con múltiples remodelaciones hasta el XVIII. En el cementerio anexo está enterrado Camilo José Cela (Km 1,2).

La dejamos atrás y llegamos al borde de la carretera nacional para cruzar las vías. Regresamos de nuevo a la N-550 a la altura de Pazos y la cruzamos con mucha precaución porque la intersección es peligrosa. Pasamos junto al hotel Escala y a partir de este punto, tras un giro a la izquierda, vamos a callejear por el laberinto de calles de RomarísRueiro y Anteportas (Km 3,8). En el mojón de los 19,595 a Santiago dejamos este último núcleo para enfilar una recta asfaltada y llegar al núcleo deTarrio, de la parroquia de Santa María de Cruces y engalanado con varios hórreos. Enlazamos con el núcleo de Vilar y paralelos a las vías retornamos a la N-550 a la altura de Esclavitude. Atravesamos este núcleo junto a la nacional pasando junto al magnífico Santuario barroco de los siglos XVIII y XIX. La leyenda asegura que su construcción fue incentivada por la donación de un labrador que iba a Santiago y que al beber de la fuente sanó de su enfermedad. Hay bares y un estanco autoservicio. (Km 6).

Junto al Santuario y la Fundación Paideia subimos hasta la iglesia de origen románico de Santa María de Cruces. Por un tramo con varios cambios de dirección donde podemos despistarnos, sobre todo en un giro a la izquierda junto al mojón 16,763, llegamos hasta un problemático paso a nivel sin barrera para entrar en Angueira de Suso (Km 8,1). Un interminable emparrado nos cobija camino del núcleo de Areal y éste nos conduce hasta A Picaraña y nuestra inseparable N-550. Hay un café bar al borde de la carretera. Vamos a la derecha, marchando por el arcén durante más de 800 metros hasta dejarla por el lado izquierdo para entrar en Faramello, dividido por los concellos de Rois y Teo. Unos cientos de metros más adelante el itinerario se desvía a la izquierda. Si seguimos recto llegaríamos en 150 metros al albergue de Teo, una buena opción para el que no haya dormido en Padrón o ande justo de fuerzas. Se encuentra a 14,5 kilómetros de Santiago a pesar de que el mojón marca 12,901 y tiene un bar-tienda a 200 metros y un par de restaurantes a 800 (Km 10,7).

A partir de ahora la etapa se endurece un poco. Unas rampas conducen hasta Rúa de Francos, aldea donde es posible desviarse 2,5 km hasta el Castro Lupario, otro de los escenarios jacobeos presentes en la translatio donde vivía la Reina Lupa. Hoy está irreconocible y lleno de maleza. Pasamos la ermita de San Martiño e inmediatamente junto a un tosco crucero, catalogado entre los más antiguos de Galicia. El Cristo Crucificado parece salir de las entrañas de la piedra y varios grabados indican que en este lugar se enterraron niños aún sin bautizar (Km 11,3). Después del bar-restaurante Carboeiro bajamos para acometer una subida por pista asfaltada hasta Osebe, ya en la jurisdicción de la parroquia de San Juan de Calo, y cruzamos las vías para llegar hasta Casalonga a la altura de la carretera CP-0205. La seguimos por la derecha y luego giramos a la izquierda por elCamino de Riotinto para cruzar un arroyo y entrar en el núcleo de Pedreira (Km 13,5).

A la salida progresamos por una cómoda pista envuelta por el robledal que va subiendo ligeramente y dejando a un lado los grupos de casas de Lamela y Areira. Tras cruzar una pista y pasar un aserradero se dirige hasta A Grela, del Concello de Ames. Desde aquí el itinerario sube por carretera y entra por la travesía do Porto en Milladoiro, donde hay posibilidad de saciar el apetito y refrescarse para acometer los últimos 8 kilómetros que nos separan de la catedral (Km 17,3). Pasamos Milladoiro por la rúa do Esquío y más adelante junto a una subestación eléctrica, prólogo del Agro dos Monteiros, el Monte do Gozo del Camino Portugués. Está situado a 262 metros de altura, la cota más alta del Camino Portugués en Galicia, y nos regala la primera vista de Santiago y de las torres de la catedral (Km 18,8).

Bajamos por la pista asfaltada y varias sendas que van atajando hasta Rocha Vella, de la parroquia de Conxo y ya perteneciente al Concello de Santiago. Damos un pequeño rodeo para cruzar las vías del tren y nos dirigimos hasta Ponte Vella para cruzar el río Sar (Km 20,8). Ahora volvemos a subir de nuevo para atravesar varios núcleos de la parroquia de Conxo, entre ellos Torrente. Desde este núcleo llegamos por la rúa da Benéfica de Conxo hasta la antigua iglesia de Santa María, donde está ubicado el hospital psiquiátrico (Km 22,7).

Ya sólo quedan 2,5 kilómetros para concluir la peregrinación y las flechas y señales comienzan a desaparecer. Las rúas de Sánchez Freire y García Prieto y la avenida de Villagarcía de Arousa desembocan en la avenida de Rosalía de Castro y ésta pasa el testigo a la de Juan Carlos I. Pasamos junto al parque de la Alameda, donde se encuentra una de las esculturas con más pegada de la ciudad: las dos Marías, obra de César Lombera. Un paso peatonal más y llegamos por fin a laPorta Faxeira, uno de los accesos al centro histórico de Santiago. El trazado del Camino Portugués hasta la catedral discurre por la rúa do Franco, quizás la más animada de todo Santiago y colmada de bares de tapeo y tiendas de recuerdos. El rugido humano se desvanece cuando entramos en la plaza del Obradoiro y alzamos la vista para ver el ansiado trofeo que buscábamos desde el inicio en Tui, Oporto o Lisboa. Con el sudor del esfuerzo todavía fluyendo y haciendo piña con nuestros compañeros/as de viaje, sólo resta tumbarse en la plaza y recostarse sobre la mochila para comenzar de nuevo a soñar (Km 25,2).

 DIFICULTADES

 Es la etapa más larga del tramo gallego del Camino Portugués y en los 8 kilómetros que separan el desvío del albergue de Teo hasta el alto de Agro dos Monteiros el Camino supera un desnivel de casi 200 metros. El tramo de 6,4 kilómetros entre Agro dos Monteiros y el Obradoiro se hace un poco pesado, quizás porque al ver la catedral desde el alto parece que se encuentra al lado.

QUE VER, QUE HACER

 SANTIAGO DE COMPOSTELA:

  • Desde el gran complejo en que se ha convertido el Monte do Gozo se ve, por fin, Santiago de Compostela y las torres barrocas de su catedral. Santiago, la meta de todas las rutas jacobeas, es una gran ciudad de 95.000 habitantes que compagina espacios de modernidad con el halo misterioso, religioso, romántico y cosmopolita de la plaza del Obradoiro. El feliz caminante descubre una ciudad de piedras oscurecidas por el paso del tiempo y la lluvia persistente. Rúas viejas con olor a Ribeiro y a pulpo se diseminan por todo el Casco Antiguo. La catedral representa el culmen del Camino y en ella descansa el apóstol, que provoca que centenares de miles de personas emprendan año tras año un viaje lleno de fatigas y experiencias que se convertirán en recuerdos para toda la vida. Monumentos no faltan en Santiago de Compostela. El precioso y excelso Pórtico de La Gloria, obra románica levantada por el Maestro Mateo y completada en 1188. Es un filigranero conjunto de tres arcos, con el central dotado de parteluz, de variada iconografía rescatada del Apocalipsis de San Juan. La fachada occidental de la catedral, barroca y alzada entre 1738 y 1749 por el arquitecto Fernando de Casas y Novoa. La Puerta Santa, con relieves del Maesto Mateo y que únicamente se abre durante los Años Santos. El Hostal de los Reyes Católicos, hoy Parador de Turismo; el monasterio benedictino de San Martín Pinario; el pazo de Raxoi, sede del Ayuntamiento, etc.

Fuente: Consumer.es

Camino Santiago, 5º Etapa: Caldas de Reis – Padrón

Sin comentarios »

5-ETAPA

ITINERARIO

Hay que salir de frente, sin pérdida, por la rúa San Roque. Ésta desemboca en la capilla del santo del mismo nombre, patrón de Caldas de Reis cuyas fiestas se celebran a mediados de agosto. En este punto salimos a la N-550 pero la abandonamos pasados 150 metros por una pista que nace a la derecha de esta carretera. Da comienzo un apacible tramo rural con la presencia cercana del río Bermaña pero afeado por un viaducto. Sin embargo, gracias a varias manchas de carballos y eucaliptos pronto queda en el olvido. Tras varias casas del pequeño núcleo de Lavandeira (Km 1,5), que dejamos a la derecha, el trayecto sigue en inapreciable ascenso aguardando algunas rampas más molestas que conducen finalmente hasta la parroquia de Carracedo, al pie de la N-550, donde hay un par de restaurantes. Cruzamos la carretera y subimos hasta la iglesia de Santa Mariña, epicentro de la parroquia de Carracedo y situada en el lugar de O Campo (Km 5,5).

Pasada la iglesia atravesamos un núcleo de casas que corresponden a Gorgullón y tras varios cruces bajamos al encuentro de la N-550, que volvemos a cruzar a la altura de Casalderrique. En el mojón de los 34,584 km a Santiago nos despedimos del Concello de Caldas de Reis y accedemos al de Valga, yendo a parar a una pista que avanza en paralelo a la AP-9. El Camino la cruza más adelante en el núcleo de Casal de Eirigo, de la parroquia de Setecoros y donde también hay un bar (Km 8,1).

El Casal queda unos metros a la izquierda y el Camino prosigue de nuevo junto a la autopista, que abandonamos más tarde por una pista asfaltada que lleva al lugar de O Pino (Km 9,3). La población y los servicios quedan junto a la N-550, unos 60 metros a la izquierda de nuestro itinerario. Desde 2011 también hay un albergue de peregrinos de la Xunta. En el mojón 32,410 a Santiago giramos a la derecha y descendemos por una pista que se adentra poco a poco en el tupido monte Alboramoldándose al cauce del río Valga. Al salir de la vegetación cruzamos el río (Protección Civil del Concello de Valga monta un puesto durante gran parte del año para atender a los peregrinos) y entramos en San Miguel de Valga junto a la iglesia de factura neoclásica del XVIII. En la población hay un bar-tienda (Km 11,7).

Suceden a San Miguel los inconexos núcleos rurales de Cimadevila y Fontelo. Después de este último bajamos por un camino empedrado a una pista que lleva al camino de Regadío, calle que nos da la bienvenida al barrio de Condide, del Concello de Pontecesures (Km 14,3). Un kilómetro más adelante, ya en el barrio de Infesta, cruzamos la carretera que se dirige a A Estrada. Tras la intersección se encuentra el bar-restaurante A Mesa da Pedra, una iniciativa hostelera peculiar ideada por la Asociación de Amigos del Camino de Santiago en Internet. Pensado para peregrinos, sirven comida tradicional gallega y se paga un donativo en función de lo que considere cada uno que ha valido su menú. Más adelante también se encuentra el albergue de Pontecesures, de la Xunta e inaugurado en enero de 2012.

El itinerario continúa de frente hasta la iglesia de San Julián. Aún conserva algunos canecillos románicos (Km 15,8). De seguido viene el desvío hacia el albergue de peregrinos de Herbón, habilitado en una dependencia del monasterio franciscano y gestionado por la Asociación Gallega de Amigos del Camino de Santiago. Se encuentra a unos tres kilómetros y suele abrir de mayo a octubre. El cartel avisa si se encuentra abierto o no. El Camino salva justo después un paso a nivel para llegar hasta el puente sobre el río Ulla en Pontecesures. El puente, heredero de uno romano, ha ido cambiando su fisonomía, primero en el siglo XII, después en 1790 y más adelante en 1911 y 1956. Al cruzar el río decimos adiós a la provincia de Pontevedra para entrar en la de A Coruña (Km 16,3).

Tras el puente parece que ya estamos en el mismo Padrón pero no es así, aún restan más de dos kilómetros hasta el albergue. Por Puente Padrón llegamos hasta el río Sar, el mismo por el que desembarcaron los discípulos de Santiago con los restos del Apóstol en el año 42 o 44 de nuestra era. Una larga recta paralela a este río lleva hasta el mercado de Abastos y el paseo del Espolón de Padrón, donde nos recibe el monumento al Nobel de Literatura Camilo José Cela. En el otro extremo del Paseo se encuentra la estatua en homenaje a la escritora Rosalía de Castro y la iglesia de Santiago. Del templo románico sólo queda una piedra. La iglesia actual es de mediados del XIX y sustituyó a su vez a otra de estilo gótico. Debajo del altar mayor se encuentra el pedrón, ara romana de piedra que sirvió para amarrar la barca donde llegaron los restos de Santiago y que dio nombre a esta localidad. Giramos junto a la iglesia para cruzar el río y subimos por la costanilla del Carmen hasta el convento del mismo nombre y el albergue de peregrinos (Km 18,5).

DIFICULTADES

 Salvo algunas rampas en el primer tercio de etapa, justo antes de llegar a Carracedo, la etapa es cómoda y puede solventarse tranquilamente haciendo dos o tres paradas en cinco o cinco horas y media.

QUE VER, QUE HACER

 PADRÓN

  • Después de Santiago de Compostela, Padrón es el segundo lugar con mayor carga simbólica de toda la tradición jacobea. Situado entre los ríos Ulla y Sar, se enorgullece de figurar como el lugar donde amarró la embarcación que, sin timón y procedente del puerto de Jaffa, trajo el cuerpo del Apóstol Santiago hacia el año 44. De camino al albergue y ya por la tarde se puede entrar en laiglesia de Santiago, neoclásica del siglo XIX y sucesora del templo románico construido por orden del arzobispo Gelmírez en 1123. El sello de la iglesia muestra la escena de la llegada del cuerpo de Santiago al puerto de Padrón. En el interior, aparte del pedrón que se encuentra bajo el altar mayor, hay varios lienzos y relieves con escenas de la traslación del cuerpo y de la Reina Lupa. Se cruza el puente de Santiago, de 1904, y se pasa junto a la fuente del Carmen, del siglo XVI pero reformada en 1789. Junto al albergue se encuentra el Convento del Carmen de 1752, donde vive una comunidad de Padres Dominicos.

Se puede pasar la sobremesa en el paseo del Espolón a la sombra de los falsos plátanos. En los extremos norte y sur de la plaza se encuentran las estatuas de Rosalía de Castro, del año 1957, y la de Camilo José Cela, obra de Ferreiro Badía de 2003. La poetisa y novelista gallega nació en Santiago pero pasó parte de su juventud y sus últimos años en Padrón, lugar donde falleció en 1885. Fue enterrada en el cementerio de Adina de Iria Flavia pero su cuerpo fue exhumado en 1891 y lo trasladaron a un mausoleo del Convento de Santo Domingo de Bonaval de Santiago de Compostela. La casa A Matanza, donde falleció, acoge desde 1972 un Museo. Camilo José Cela sí nació en la limítrofe parroquia padronesa de Iria Flavia y fue enterrado allí en 2002. A la salida de Padrón se encuentra su Fundación, que alberga el legado del escritor y una colección de obras de arte.

En la parroquia de Herbón, los misioneros del Convento Franciscano, donde se encuentra el albergue gestionado por la AGACS, trajeron en el siglo XVI desde Centroamérica una variedad de chile para cultivarla en el entorno del monasterio. Con el paso de los siglos esa variedad fue desarrollándose hasta convertirse en sabrosos pimientos de Padrón. Unos pican y otros no pero por si acaso siempre hay que tener una buena miga de pan a mano para aliviar el picor. Los líquidos no hacen sino acrecentar esa sensación.

Teléfonos: Oficina de turismo: 627 210 777; Casa-Museo de Rosalía de Castro: 981 811 204; Fundación Camilo José Cela: 981 810 453

Fuente: Consumer.es

Camino Santiago, 4º Etapa: Pontevedra – Caldas de Reis

Sin comentarios »

4-ETAPA

ITINERARIO

 Aviso: El albergue de Barro está DISPONIBLE de nuevo desde junio de 2013.

Los más seguro es que el itinerario entre el albergue de peregrinos y el centro de Pontevedra lo hayamos recorrido la tarde anterior para visitar la ciudad. Hoy, de nuevo, nos toca caminar este tramo. Junto a la estación de tren, pegada al albergue, cruzamos en la avenida de Eduardo Pondal para tomar la calle Gorgullón, donde se encuentra el mojón de los 65.077 km. Siempre de frente desembocamos en la rúa Virxe do Camiño junto al hotel del mismo nombre. Al final de esta calle giramos a la izquierda por la rúa Sagasta e inmediatamente a la derecha por la rúa da Peregrina, una calle peatonal que confluye en la plaza Peregrina, donde está la iglesia de la Virgen Peregrina, construida a partir de 1778 y cuya planta tiene forma de vieira. De frente por la porta do Camiño, antigua puerta de Trabancos, entramos en la plaza da Ferrería, donde vemos el convento de San Francisco, del siglo XIV y de estilo gótico mendicante. En paralelo a los soportales de la plaza enlazamos con la plaza de Curros Enríquez y continuamos rectos por la rúa Real hasta la plaza de Celso García de la Riega. Aquí giramos a la izquierda por la rúa da Ponte, que abandona el casco histórico y llega hasta el Ponte do Burgo, sucesor del pontón romano que la vía XIX utilizaba para salvar el río Lérez. La fábrica es medieval pero ha sido muy restaurado posteriormente (Km 2,1).

Lo cruzamos para reanudar la marcha por la avenida da Coruña, aunque pasados unos metros tenemos que seguir por la calle paralela de la izquierda, la rúa da Santiña. Sin pérdida y siempre de frente llegaremos hasta el barrio de A Gándara y más adelante junto a un observatorio de lasMarismas de Alba, humedal de 80 hectáreas que alberga cientos de especies vegetales y 123 especies de aves. Nos encontramos ya dentro de la parroquia pontevedresa de Santa María de Alba y tras un discreto merendero llegamos al barrio de Pontecabras (Km 4,6). Pasamos bajo las vías y continuamos hasta el barrio o aldea de Guxilde, donde se alza la iglesia de Santa María de Alba, construida en 1595 bajo la dirección de Mateo López y heredera del templo consagrado en el siglo XII por el célebre arzobispo Diego Gelmírez (Km 5,2). Medio kilómetro más adelante, tras pasar de nuevo bajo las vías, entramos en San Caetano de Alba, donde se encuentra la capilla homónima del XVIII (Km 6,2).

La parroquia de Cerponzons toma ahora el testigo y el Camino Portugués visita dos de sus barrios:Leborei, donde hay una máquina de vending, y O Castrado (Km 7,3). En el mojón de los 56.996 km a Santiago da comienzo el tramo más reparador de la jornada: una senda encauzada por un muro de piedras recubiertas de musgo y hiedras (Km 8,2). Bajo el enmarañado dosel vegetal progresamos hasta el rego do Pozo Negro, que cruzamos por una pasarela rústica para llegar hasta un comprometido paso a nivel sin barrera. Tras él entraremos pronto en el barrio de San Amaro, que pertenece a la parroquia de San Mamede da Portela y al Concello de Barro (Km 10,3).

Tenemos bar y el itinerario continúa por la izquierda del establecimiento, pasando junto a un área de descanso. En el lugar de A Cancela se encuentra el desvío (Km 11,4) a Portela donde se encuentra el albergue de Barro, disponible de nuevo desde junio de 2013. Jorge, el hospitalero, tiene las llaves de la iglesia. Abandonamos A Cancela por una pista asfaltada y al llegar a una carretera giramos levemente a la izquierda para tomar una pista agrícola que conduce hasta la parroquia de Agudelo, concretamente al lugar de Valbón (Km 12,9). Aquí está el crucero de Amonisa, con una talla de Santiago peregrino en el fuste mirando al norte, hacia Compostela. A la salida avanzamos en paralelo a un viaducto y por un camino cruzamos el rego do Areal para salir a la carretera provincial EP-9407. Nada más cruzarla aparece el mojón de los últimos 50 kilómetros (Km 14,9). Varias pistas nos llevan ahora hasta una pequeña fábrica que precede al núcleo de La Seca, al pie de la N-550. Aquí también tenemos la oportunidad de reponer fuerzas en un bar que hay junto a la carretera (Km 16,6).

Por el arcén de la nacional salvamos el río Agra y entramos así en el Concello de Portas. Justo después dejamos la carretera por un camino que sale a la izquierda, y que pasa por el minúsculo núcleo de Barosa, para terminar regresando a la N-550 tras unos emparrados. Es un paso fugaz, ya que volvemos a dejarla para entrar en Briallos (Km 18). Para ir al albergue hay que desviarse unos 400 metros del Camino. En esta aldea hay un pequeño supermercado, al otro lado de la N-550, que abre todos los días de 9 a 21 horas y los domingos de 10 a 13 horas. El teléfono es el 986 54 08 69.

Hasta el albergue de Caldas aún restan cinco kilómetros, ánimo. Salimos de Briallos al encuentro de la N-550 en la parroquia de Arcos da Condesa y abandonamos de nuevo la carretera para visitar lacapilla de Santa Lucía (Km 18,7). De frente, por pistas sin apenas sombras que avanzan entre la N-550 y el río Chaín, continuamos hasta la aldea de Tivo, con suerte tiene un par de fuentes que invitan a refrescarse y combatir el cansancio de este último e interminable tramo (Km 20,8). Tan sólo veinte minutos más tarde entramos en Caldas de Reis junto a la iglesia de Santa María. La portada que mira al oeste y el ábside son románicos pero tiene añadidos del XVII y XVIII como las capillas de San Diego y del Carmen. Nos dejamos caer hasta el puente sobre el río Umia, que a pesar de su tupida vegetación sumergida reclama un baño en los meses de verano, y después giramos a la izquierda por la rúa Laureano Salgado para visitar la fuente de las Burgas, de agua termal y construida a finales del XIX. Por la rúa Real atravesamos Caldas y llegamos hasta el histórico puente de fábrica medieval que salva el río Bermaña. El albergue de peregrinos se encuentra justo al lado (Km 23).

 DIFICULTADES

Etapa sin apenas desniveles, ya que la diferencia positiva más relevante es de 100 metros de altura en un tramo de 4 kilómetros entre San Caetano y San Amaro. Las complicaciones pueden venir del lado de la seguridad, con entradas y salidas a la N-550 y el cruce de carreteras provinciales y un paso a nivel sin barrera.

QUE VER, QUE HACER

 CALDAS DE REIS

 

  • A su paso por Caldas de Reis el lunes 2 de mayo de 1594, Juan Bautista Confalonieri relata: “a comer en Caldas de Rey, lugarcillo o villa sin muros, con casas y calles al estilo de Galicia, y 200 o 300 fuegos. Tiene un buen puente antes y otro después, y se llama el puente de Caldas; en el río se pescan truchas”. Hoy, el Camino Portugués accede a este municipio de más de 10.000 habitantes por la parroquia de Arcos da Condesa, una de las nueve que lo conforman. El hallazgo del conocido tesoro de Caldas de Reis, un valioso conjunto de piezas de oro fechado en la Edad del Bronce y que se encuentra en el Museo de Pontevedra, certifica ya en ese periodo la presencia de pobladores. Fue la capital del pueblo castreño de los cilenos y era conocida por diversos historiadores romanos como Aquae Celenae. Fue una mansión de la vía XIX y sede episcopal durante el reino visigodo antes de trasladarse a Iria Flavia. En Caldas de Reis nació en 1105 el rey Alfonso VII de León, apodado el Emperador e hijo de la reina Urraca y el conde Raimundo de Borgoña. De ahí el sufijo del topónimo de Reis (de Reyes).

 

A la entrada de la población se pasa junto a la iglesia de Santa María, cuyo ábside denota un origen románico y que destaca por sus canecillos con figuras humanas y de bóvidos. También merece de esta época la portada occidental, donde se aprecia en el tímpano una representación del Agnus Dei o Cordero de Dios. En otras parroquias del Concello existen buenos ejemplos románicos, como las iglesias de Santa María de BemilSan Andrés de César y San Esteban de Saiar. En el centro de Caldas está la iglesia de Santo Tomás Becket, construida en 1890 con parte de las ruinas de la fortaleza natal de Alfonso VII y flanqueada en el exterior por palmeras. Caldas de Reis también posee un interesante jardín botánico con más de un centenar de variedades.

Envuelta por los ríos Umia y Bermaña, las propiedades terapéuticas de las aguas termales de Caldas de Reis no pasaron desapercibidas al Imperio ni a los turistas y peregrinos que la visitan. Hay un par de balnearios, el Acuña, a la entrada junto al río Umia, y el Dávila, en la calle Laureano Salgado, donde regalarse un baño reparador tras la etapa. Hay quien se conforma con remojar los pies en la fuente pública de agua medicinal de Las Burgas o en verano quien opta por zambullirse en el río y pasear por su ribera. La oferta gastronómica da a escoger entre un buen plato de trucha, caldo, ternera, empanada de berberechos o sardinas, pan de maíz, roscón casero?

Fuente: consumer.es

Camino Santiago: 3º Etapa: Redondela – Pontevedra

1 comentario »

3-ETAPA

ITINERARIO

 Junto a la fachada del albergue de peregrinos nace la angosta rúa de Queimaliños, que seguimos de frente dejando a mano derecha la praza da Alhóndiga. Sin cambios de dirección enlazamos con las rúas do Cruceiro, Loureiro y da Picota y pasamos bajo uno de los arcos del viaducto de Pontevedra, estrenado en 1884 y aún testigo diario de los trenes que circulan entre Vigo y Pontevedra. Bajamos hasta el encuentro de la N-550, carretera que cruzamos junto a la fachada barroca de la capilla de Santa Mariña (Km 0,7).

Por la rúa del Campo de Fútbol, en paralelo a la N-550, pasamos el terreno de juego municipal y abandonamos Redondela tras la fábrica de maderas para entrar en la parroquia de Cesantes. Después de la primera calle, en ligera subida, viramos a la derecha por la estrada de Zacande(Km 1,7). En la siguiente bifurcación seguimos por la derecha, es la rúa Torre de Calle que nos recibe con una bonita rampa y un paso elevado que salva las vías del tren, tras las cuales giramos a la izquierda por el Camiño Real de Cesantes. Este bonito pero breve camino desemboca en el Camiño de Abreavella, que tomamos hacia la izquierda para reencontrarnos con la N-550 (Km 3,1).

La intersección de esta carretera, con bastante tráfico, es un punto negro que convendría solucionar. Tras el cruce entramos en la parroquia de O Viso, en concreto en el lugar de Tuimil. Hay que prestar atención a un desvío a mano izquierda al que le sucede una cuesta que llega hasta una fuente de piedra y un parque infantil, buen lugar para tomar oxígeno y llenar la cantimplora (Km 3,7). La pendiente se desinfla en una pista de tierra posterior que nace a la izquierda y que reconforta por la compañía de pinos y eucaliptos que pugnan por el espacio. Alcanzamos el primer alto de la jornada junto a las ruinas de una antigua casa de postas, un lugar para el descanso, aprovisionamiento y cambio de monturas (Km 4,3).

Trescientos metros después obtenemos una panorámica del extremo de la ría de Vigo, salpicada de casas que se descuelgan por la ladera de la montaña. Más abajo salimos a la N-550 y la cruzamos de nuevo para avanzar por el arcén hasta la entrada de Arcade, parroquia del Concello de Soutomaior (Km 6,3). El itinerario urbano pasa junto a una hornacina decorada con motivos del Camino de Santiago y llena de toda clase de estampas y dedicatorias. La fonte do lavandeira nos devuelve a la carretera nacional y volvemos a atravesarla para seguir por la rúa das Lameiriñas. En nuestra ruta por Arcade no veremos la iglesia de Santiago ni tampoco, ya que se encuentra a varios kilómetros, el célebre castillo de Soutomaior. Tras cruzar la calle de Rosalía de Castro tendremos oportunidad de parar en algún bar o comprar en cualquier tienda aunque también podremos hacerlo en la siguiente localidad. Descendemos hasta Ponte Sampaio,, un colosal vado de piedra de tajamares angulados que salva el río Verdugo, que tras un viaje de 41 kilómetros desembocada justamente aquí. En este puente se libró durante la Guerra de la Independencia una batalla que a la postre supuso la retirada de los franceses de Galicia (Km 8).

Al otro lado del puente se encuentra la población, ya ligada al Ayuntamiento de Pontevedra. El itinerario deja la carretera por la izquierda para callejear y no visita la iglesia parroquial de Santa María, original del siglo XII pero muy desvirtuada por las reformas efectuadas en los siglos XVIII y XX. Los servicios también quedan a un lado, más adelante al borde de la carretera. Junto a un hórreo giramos a la derecha, pasamos al lado del pazo de Bellavista y después de un crucero doblamos a la izquierda. Tras algún giro más abandonamos Ponte Sampaio en subida y en busca del paraje donde se encontraba el Ponte Nova, un puente medieval de un arco que se hizo añicos en 2006 por una riada del río Ulló. El Camino Portugués fue desviado y en octubre de 2010 se inauguró un puente nuevo, aunque ahora de acero corten y hormigón. Tras el Ponte Nova el Camino se adentra en laBrea Vella da Canicouva, un evocador camino de grandes losas que transcurre por el itinerario de la vía romana XIX (Km 9,6).

Los ciclistas encontrarán serias dificultades para mantenerse sobre la bici y tendrán que echar pie a tierra. La subida por la Brea Vella alterna tramos de piedras irregulares con otros de tierra y gravilla. Antes de culminar el ascenso llegamos a una pista asfaltada y la seguimos por la derecha. Otro par de giros, uno de ellos junto al mojón de los 72,061 kilómetros a Santiago, nos saca de la carretera y por una pista entre robles y más tarde asfaltada entramos en la parroquia de Figueirido, del Concello de Vilaboa. Los primeros unifamiliares corresponden al lugar de Bergunde (Km 12,1) y más adelante pasamos junto a una fuente con la inscripción montes de Figueirido y de inmediato por los barrios deBoullosa y Alcouce.

Seguimos el descenso hasta toparnos con la EP-0002, carretera que se cruza en la parroquia deSanta Comba de Bértola (Km 13,2) y que da paso a un corto tramo de eucaliptos, castaños y robles. Tras él, sobre todo en primavera y los meses estivales, suele haber abierto un quiosco con helados y bebidas. Después cruzaremos otra carretera y por una pista de tierra junto a unos maizales llegaremos a la capilla de Santa Marta, que data del año 1617 (Km 14,7).

A partir de este punto la etapa tiene ya poco que ofrecernos. En el lugar de O Pobo tomamos la carretera EP-0002 entrando así en la parroquia de Tomeza, perteneciente ya a Pontevedra. Vamos pasando por el arcén los siguientes lugares: Casal do RíoLusquiños (Km 16,2) y O Marco. En este último barrio, pasada una glorieta, seguimos por la calle Ramón Otero y pasamos bajo las vías del tren. Tan sólo 250 metros más adelante se encuentra el albergue de peregrinos La Virgen Peregrina(Km 18,2).

DIFICULTADES

 Aparte de varios cruces de carretera peligrosos, sobre todo el de la N-550 entre las parroquias de Cesantes y O Viso, hay que reseñar un par de subidas. La primera es más un repecho corto que una subida continua y se toma en el lugar de Tuimil (parroquia de O Viso) y la segunda se inicia a la salida de Ponte Sampaio, concretamente después del desaparecido Ponte Nova, y supera 130 metros de desnivel. Es muy tendida, con alguna parte de falsos llanos y no reviste dificultad.

QUE VER, QUE HACER

 CESANTES

  • Desde la senda jacobea tampoco es posible disfrutar de los atractivos de esta parroquia de Redondela. Posee una playa con un arenal cercano a los 2,5 kilómetros de longitud, un paseo marítimo, puerto pesquero y deportivo y lonja.
  • ARCADE
    Arcade es una de las dos parroquias que forman el Concello de Soutomaior. Es célebre por la calidad de las ostras que se crían en la desembocadura del río Verdugo. A primeros de abril, coincidiendo con la mejor época para degustar este molusco filtrador, se organiza una fiesta multitudinaria con varios stands repletos de ostras al natural con limón, cocinadas o en empanada y acompañadas con vino blanco Albariño. Debido a la escasez de ostras, se cultivan fundamentalmente en bateas, unas estructuras flotantes muy comunes de ver en las Rías Baixas.
  • PONTE SAMPAIO
    El puente sobre el río Verdugo divide los Concellos de Soutomaior y el de Pontevedra, al que ya pertenece la parroquia de Santa María de Ponte Sampaio. El puente de diez arcos semicirculares y tajamares afilados fue testigo en junio de 1809 del enfrentamiento entre el ejército español y el francés. El Coronel Pablo Morillo ordenó destruir varios arcos del puente y plantó cara al Mariscal Ney en la ribera sur del río Verdugo, que no pudo hacer frente durante dos días a todo un ejército de voluntarios labriegos y tuvo que retirarse finalmente con numerosas bajas.

Para visitar la iglesia de Santa María hay que salirse del itinerario marcado y seguir a la salida del puente unos cientos de metros por la carretera. Es de origen románico, probablemente del siglo XII, pero las reformas de los siglos posteriores impiden reconocerla como propia de ese estilo. Destaca también la casa rectoral barroca.

  • PONTEVEDRA
    La capital del Camino Portugués en España es la más pequeña de las cinco ciudades gallegas. Ronda los 80.000 habitantes y todos los hallazgos apuntan a que nació como una mansión de la vía romana XIX que fue creciendo a orillas del río Lérez. El nombre de Pontevedra deriva del Ponte Veteri, que se traduce por Puente Viejo y que hace referencia al emplazamiento del Ponte do Burgo que cruza el peregrino para salir del núcleo histórico. Contraria a esta teoría, en el Renacimiento se forjó la leyenda de que la ciudad fue fundada por Teucro, héroe griego, sobrino del rey Príamo de Troya y excelente arquero.

La ubicación del albergue de peregrinos, junto a la estación de tren, exige caminar un buen trecho para visitar los lugares más destacados de la ciudad. De camino y a la entrada del centro histórico se encuentra el Santuario de la Virgen Peregrina, construido en 1778 para albergar a la patrona de la ciudad y con planta en forma de vieira. En el interior están las tallas de Santiago, San Roque y la Virgen con atuendos peregrinos. También se puede sellar la credencial. Desde finales de 2011 esBien de Interés Cultural. Tras la porta do Camiño se accede a la plaza de la Ferrería, plagada de terrazas, lugar de encuentro y donde se ubica el convento de San Francisco. Junto a éste la plaza de la Estrella, con su casa de las Caras y los jardines de Casto Sampedro. De frente se llega hasta la plaza de la Leña, que recibe este nombre porque en ella se vendía la leña para cocinar. Alberga un crucero en el centro y está rodeada por los pazos del Museo Provincial, uno de los más importantes de España. Los fondos se albergan en varios edificios, tanto aquí como en los aledaños, y comprenden piezas de arte, arqueología, orfebrería, reproducciones de la cocina tradicional gallega, etc. En el edificio García Flórez hay iconografía de Santiago y de Compostela. Para cenar abundan las tabernas donde tapear comida tradicional gallega: empanada, lacón, pimientos del padrón, pulpo, mejillones, raxo…

La oficina de turismo municipal se encuentra en la calle Santa Clara, cercana al río Lérez, y sus teléfonos son el 986 108 138 y 986 848 552. El itinerario jacobeo para salir de la ciudad al día siguiente atraviesa todo el casco histórico, así que no hay que agobiarse si no se puede visitar todo.

Fuente: consumer.es

Camino Santiago, 2º Etapa: O Porriño – Redondela

Sin comentarios »

2-ETAPA

ITINERARIO

 Regresamos desde el albergue, cruzando el paso a nivel, hasta la glorieta de la plaza Central. Aquí giramos a la izquierda por la calle Ramiranes hasta la glorieta de la N-550, que separa los Concellos de O Porriño y Mos. De frente pasamos bajo la A-52, la autovía de las Rías Bajas que viene desde Benavente, y entramos en Ameiro Longo, lugar de la parroquia de Sanguiñeda y Concello de Mos (Km 1,5).

Pasamos la fonte do Chan y junto a una placa homenaje a los hermanos Novás, reconocidos alpinistas gallegos que han coronado un buen número de ochomiles. Después de la marquesina giramos para reencontrarnos con la N-550. El arcén de la nacional nos llevará hasta el cruce de Mos pero en 2010, unos 600 mt después de cogerla, había un desvío provisional que subía hasta la aldea de Veigadaña y se unía a la altura del mojón 94,512 con el itinerario original. En 2011 la Dirección General de Patrimonio delimitará el itinerario oficial del Camino Portugués y entonces se sabrá si continúa por la N-550 o rodeando por Veigadaña. Por uno u otro itinerario llegaremos al núcleo principal de Mos, representado por la iglesia barroca de Santa Eulalia, el pazo del siglo XVII y elalbergue de peregrinos. Junto a la iglesia hay un bar-restaurante (cierra los lunes)y enfrente del albergue se encuentra la tienda que regenta Flora, que tiene las llaves del albergue (Km 5,5).

En este punto iniciamos una exigente rampa hasta el crucero policromado de Os Cabaleiros del siglo XVIII y provisto de dos farolillos (Km 6,1). Por carretera local pasamos los núcleos dispersos de Os Cabaleiros y A Pereira, donde una pista de tierra entre robles, pinos y eucaliptos nos reconforta de tanto asfalto pero al que volvemos en breve en el lugar de Inxertado (Km 7,8). Más arriba atajamos por una trocha que retorna a la carretera a la altura de la capilla de Santiaguiño, reformada en 2003 y situada en el punto más elevado de la jornada (Km 8,5).

Al cruzar la carretera nos adentramos en el Concello de Redondela y a 100 metros nos tropezamos con el miliario de Vilar ? Guizán ? Louredo, indicador de distancia romano de la vía XIX que unía Braga con Astorga. En seguida entramos en Vilar de Infesta, formada como todas las parroquias gallegas por un buen número de barrios diseminados que nos desorientan, ya que cuesta saber con certeza dónde empieza o termina tal o cual lugar. La parroquia se atraviesa en ligera bajada por la carretera central y hay que prestar atención para coger un desvío a la izquierda que pasa junto a la churrasquería Choles (Km 10,2). Frente al restaurante el itinerario dobla a la derecha por una pista de tierra que conduce a otra asfaltada. Entre pinos retomamos una senda para acceder a los dominios de la parroquia de Saxamonde. Primero el barrio de Casal do Monte y algo más abajo elbarrio de Padrón (Km 11,5), donde caemos en picado por las calles, menos mal que no hay que subirlas. A Padrón le sucede el barrio de O Souto (Km 12,3) y fácilmente llegamos hasta la N-550 en el barrio de O Muro (Km 13,8).

Caminamos unos 600 metros junto a la Nacional y la dejamos por el arcén derecho para entrar enRedondela. Nos encontramos de inmediato con el primer edificio relevante: el convento de Vilavella, residencia de monjas en el siglo XVI y lugar de celebración de eventos, bodas y bautizos en la actualidad. Tras el convento pasamos bajo el viaducto Pedro Florani, inaugurado en 1876 y catalogado Bien de Interés Cultural y recorremos la rúa Pai Crespo para cruzar Xoán Manuel Pereira (carretera PO-250) y llegar hasta el albergue de peregrinos. Fue habilitado en la Casa da Torre, una residencia señorial renacentista del siglo XVI que fue habitada por la familia Prego de Montaos (Km 15,2).

DIFICULTADES

  • El único desnivel positivo a mencionar se encuentra entre el albergue de Mos y la capilla de Santiaguiño. Se superan 140 metros de altura en 3 kilómetros. Una subida muy llevadera que alterna falsos llanos con algunas rampas más duras al inicio y final.

QUE VER, QUE HACER

 MOS

  • El Concello de Mos sucede inmediatamente al de O Porriño y cuenta con cerca de 15.000 habitantes repartidos en 10 parroquias. Mos pertenecía a la antigua provincia gallega de Tui y dos de sus parroquias dependían del marqués de Mos, cuatro del conde de Salvaterra y las cuatro restantes del conde de Maceda. Cuna del ex ciclista profesional Óscar Pereiro, Mos se asienta también en el valle de la Louriña, llamado así por el río Louro, afluente del Miño. La Gran Enciclopedia del Mundo recopila datos de Mos de 1960: “con 10.014 habitantes, cultiva maíz, frutas, vino y legumbres, cría ganado vacuno y tiene fábricas de aserrar madera, cepillos, cultivo de pieles, talleres mecánicos, etc”. En cuanto a la cría de ganado vacuno, desde Tui hasta el mismo Santiago hoy llama la atención la ausencia de ganado.

A cierta distancia del Camino y en la parroquia de Torroso se encuentra el Castro del mismo nombre. Las excavaciones arqueológicas comenzaron en los años 80 y dataron el asentamiento en el siglo VII a.C. Se han hallado tres tipos de cabañas diferentes en cuanto al tipo de planta, fosos, parapetos defensivos y piezas de cerámica que se encuentran en el Museo Provincial de Pontevedra. En Santa Eulalia de Mos, donde se encuentra el albergue, el peregrino puede ver la iglesia parroquial, cuyo entorno se acondicionó a finales del 2010 y el Pazo de siglo XVII. Está gestionado por una fundación creada en 2002 y formada por los vecinos de la parroquia de Santa Eulalia y la comunidad de montes. Fueron ellos los que lograron recuperar el arruinado pazo de los marqueses de Mos y lo convirtieron en 2008 en un espacio cultural con salas de usos múltiples, biblioteca, auditorio, etc.

  • REDONDELA
    El Concello de Redondela lo forman casi una quincena de parroquias que suman más de 30.000 habitantes. Un miliario romano de la vía XIX, que aún se mantiene en su lugar original gracias a que los vecinos se opusieron a su traslado en 1931, da la bienvenida al peregrino en el municipio. Redondela se encuentra en el extremo de la Ría de Vigo, en la llamada ensenada de San Simón , un espacio considerado Lugar de Importancia Comunitaria (LIC) y perteneciente a la Red Natura 2000 de áreas de conservación de la biodiversidad. La ensenada es propicia para la práctica de deportes náuticos y la pesca, sobre todo de marisco, pero la orografía no deja apreciar la ría durante la etapa y para visitarla hay que dar un buen paseo vespertino o tomar un taxi entre varios. También merece la pena la isla de San Simón, que emerge en medio de la ría, pero visitarla es muy complicado porque además de hacer una petición previa por mail solo se puede llegar a ella por transporte marítimo. La propiedad de la isla de San Simón pasó de manos templarias a la Corona de Aragón y posteriormente, en el siglo XIV, al obispado de Tui. Fue abandonada y saqueada por tropas extranjeras y piratas en diversas ocasiones y durante la guerra civil llegó a contar con una cárcel habilitada en el antiguo lazareto de 1841. Ya en tierra firme destacan el propio albergue de peregrinos, casa renacentista construida por la familia Prego de Montaos y sede del ayuntamiento desde mediados del XIX hasta los años 50; la casa del Petán o de Santa Teresa, del siglo XVII y provista de una torre; la iglesia de Santiago, a escasa distancia del albergue y reconstruida en el XVI y el convento de Vilavella, a la entrada de Redondela por el Camino y construido en el año 1554 con iglesia de nave única. Redondela es muy conocida por los dos viaductos que sobrevuelan la villa, ambos de la segunda mitad del siglo XIX y uno de ellos, el de Pontevedra, aún en funcionamiento. Un espacio más lúdico en el que merece la pena estirar las piernas es el parque de la Alameda, cercano también al albergue y con varias esculturas del gallego Xoan Piñeiro.

El primer o segundo fin de semana de mayo se celebra en Redondela la Fiesta gastronómica del Choco, donde compiten los platos de sepia mejor elaborados. Así se pueden degustar los chocos en su tinta, con arroz o en empanada. En otras parroquias de Redondela tienen lugar a lo largo del año otras fiestas culinarias en torno al mejillón, la oreja o la manzana. En cuanto a fiestas y representaciones populares destacan la Fiesta de la Coca y la de los Fachos. La primera es de Interés Turístico Gallego y tiene su momento más álgido en el Corpus Christi con la danza de las espadas y el baile de las penlas. La fiesta de los Fachos, compartida con el municipio de Soutomaior, tiene lugar al comienzo del verano en las inmediaciones del castro da Peneda, donde al anochecer suben los vecinos portando antorchas y donde la música celta y la queimada ocupan un lugar destacado.

Fuente: consumer.es

Camino Santiago. 1º Etapa: Tui – O Porriño

Sin comentarios »

1etapa

ITINERARIO

 El Camino Portugués abandona Valença y se adentra en España por el Puente Internacional sobre elrío Miño, inaugurado en marzo de 1886 e influido por los diseños del francés Gustave Eiffel. La pasarela lateral es un excelente mirador de la ciudad de Tui, heredera de una de las mansios de la vía romana XIX que unía Braga con Lugo y Astorga. Los primeros compases nos llevan junto al Centro de Cooperación Policial y Aduanera para continuar de frente por las avenidas de Portugal y Galicia. Antes de llegar a una gasolinera, a la altura del cruce hacia la A-55 y la PO-552, giramos a la derecha hacia el Parador de Turismo San Telmo, fiel recreación de un pazo gallego con crucero incluido (Km 0,8). Pasado éste llegamos junto a un hito de piedra del Camino de Santiago Portugués que marca 115,454 kilómetros hasta Santiago de Compostela. Por la izquierda, el camino de la Barca nos brinda una panorámica extramuros del núcleo histórico y la catedral, en lo más alto. Nos acercamos a ella por las calles Obispo Maceira, Arrabal de Freanxo y ya en ascenso por Baixada ó Arrabal de Freanxo y rúa Piñeiro, donde giramos noventa grados a la izquierda para acometer el último esfuerzo por la rúa Sanz. Después del edificio conocido popularmente como Cárcel Vieja, con un portalón del 1584, llegamos hasta la catedral de Santa María, templo – fortaleza a caballo entre el románico y el primer gótico de la Península Ibérica y consagrada en 1225 (Km 2,1).

El circuito urbano visita inmediatamente el antiguo hospital para pobres y peregrinos, de 1756, hoy convertido en Museo Diocesano. El albergue público, y la capilla de San Telmo, se encuentran unos metros más abajo, a mano derecha. Seguimos junto al Ayuntamiento y callejeamos hasta la iglesia – convento de las Clarisas, que rodeamos por la rúa das Monxas. Tras el pasaje con bóveda giramos a la izquierda por Canella Tide y bajamos hasta la rúa Tide, donde se encontraba la porta Bergán, una de las entradas de la muralla tudense. Ochenta metros después doblamos a la izquierda por la rúa Antero Rubín, que nos acerca hasta la iglesia gótica de Santo Domingo, con dos buenos retablos barrocos del XVIII. Pasamos un arco, hoy paso elevado, y más adelante, tras una ligera curva, tomamos la calle de la derecha. ¡Atención al desvío! Conduce hasta la parroquia de San Bartolomé de Rebordans, reconocible por su imponente crucero dieciochesco. Junto al crucero se alza el templo románico, muy transformado, de San Bartolomé de Rebordans. Merecen los capiteles originales que narran escenas como la cena de Herodes (Km 3,2).

Dejamos la iglesia a la izquierda para tomar un camino que pasa junto a un lavadero y un merendero. Un pequeño rincón de naturaleza decorado por el minifundio gallego da paso a una pista asfaltada y al Ponte da Veiga sobre el río Louro. Es de origen medieval y queda a nuestra derecha. Reanudamos la marcha por otro camino de tierra, al parecer coincidente con el trazado de la vía romana XIX, para coger más adelante una carretera que pasa junto al aliviadero de Rebordans y llega hasta la N-550, vía que une A Coruña con Tui y que nos seguirá muy de cerca hasta Santiago. Cruzamos la carretera para entrar en el barrio de la Virxe do Camiño, ligado a la parroquia de Rebordans. Unos 80 metros después del cruce debemos girar a la derecha para ir al encuentro de lacapilla de la Virxe do Camiño (Km 5,3).

A continuación comienza un tramo de un par de kilómetros por el arcén derecho de la carretera PO-342. Es amplio y está recubierto con un material cómodo de pisar. Nada más empezar pasamos sobre la A55, autovía del Atlántico, y sobre kilómetro y medio después bajo la AP-9. A la altura del cruce de Paredes, unos 250 metros después del paso bajo la autopista, hay que prestar atención y abandonar la carretera por la derecha. Sobre la AP-9 y por una pista forestal llegaremos hasta el Ponte das Febres sobre el arroyo San Simón. Está recubierto por una pasarela y recibe este nombre porque en este lugar enfermó de muerte San Telmo en la primavera de 1251. Pedro González Telmo, que así se llamaba, es el patrón de los marineros (Km 8).

Por este agradable escenario sombrío, abrigado por la vegetación de ribera del río Louro, llegamos hasta la aldea de A Magdalena, de la parroquia tudense de Santa Comba de Ribadelouro. Después de una casa donde han colocado unas máquinas de vending cruzamos una carretera y seguimos de frente. A la salida de la población nos topamos con un calvario formado por cinco cruceros y torcemos a la derecha, en el mojón 106,888, para cruzar un atractivo puente de grandes losas sobre el Louro (Km 10). Otro agradable tramo – seguir siempre el camino más ancho – nos lleva a Orbenlle, perteneciente a la parroquia de San Salvador de Budiño, ya del Concello de O Porriño (Km 10,9). Atravesamos Orbenlle por pista asfaltada hasta el área de descanso gestionado por la Asociación Cultural A Lagoa. El escenario torna por completo a partir de aquí ya que se interpone en nuestro camino el polígono industrial As Gándaras, que, desafiante, nos espera abajo. Lo atravesamos por una recta cansina e infinita cercana a los tres kilómetros para despedirlo junto a una pasarela laberíntica que salva las vías del tren y nos lleva al pie de la N-550 (Km 15,4).

Junto a la carretera hay varios bares, cafeterías y empresas de servicios. Nos encontramos en la parroquia de Atios, y si la recta del polígono era larga y aburrida no lo es menos la que viene a continuación. La superamos y dejamos la N-550 por la izquierda, junto al mojón 99,408 km, para entrar en O Porriño por la rúa Manuel Rodríguez. En unos metros tomamos a la derecha la rúa San Sebastián, donde se encuentra la ermita del mismo nombre, y más adelante pasamos junto al lateral de la capilla de San Benito. Al salir a la rúa Fernández Areal vemos los ábsides de la iglesia de Santa María y accedemos hasta la rúa Ramón González y el Ayuntamiento, una caprichosa obra del arquitecto porriñés Antonio Palacios iniciada en 1921. Pasado el Ayuntamiento hay una glorieta, si continuamos hacia Mos y Redondela continuamos de frente y si terminamos la etapa aquí giramos a la izquierda por la Avenida Buenos Aires. Salvamos el paso a nivel y de frente junto al río Louro está el albergue de peregrinos (Km 18,7).

LAS DIFICULTADES

  • El desnivel es inapreciable y la etapa es cómoda a excepción de las cuestas para alcanzar la catedral de Tui. El punto más crítico en cuanto a seguridad es el cruce de la N-550 en Virxe do Camiño.

QUE VER, QUE HACER

  • TUI
    Mecida por el Miño y vecina de la portuguesa Valença, Tui debe gran parte de su belleza y desarrollo al fértil río gallego y a su posición fronteriza. Antes de la romanización respondía al nombre de Castellum Tude y fue capital de los Grovios, pueblo celta asentado en la desembocadura del Miño. La llegada de los romanos a España y la conquista de estas tierras impulsó el crecimiento de esta ciudad pontevedresa, que la convirtieron en un campamento militar y en un centro administrativo relevante. Varios miliarios, puentes y restos de calzada romana evidencian el paso por Tui de la Vía XIX, que unía los tres conventus de la Gallaecia romana: las actuales Braga, Lugo y Astorga. Durante el efímero reino visigodo el rey Witiza fijó aquí su sede a principios del siglo VIII y años más tarde cayó en manos musulmanas. Alfonso I el Católico reconquistó la ciudad a los bereberes en su toma de Galicia y el Norte de Portugal en el año 740 y fue repoblada en el año 850 por Ordoño I de Asturias. Hasta el año 1833 Tui fue una de las siete capitales del antiguo Reino de Galicia, que estaba conformado por las provincias de Santiago, La Coruña, Betanzos, Lugo, Mondoñedo, Orense y la propia Tui. En el escudo de Galicia están representadas por las siete cruces de plata que rodean al cáliz de oro.

En esta ocasión el paso fugaz que caracteriza al peregrino no debe pasar por alto una sosegada visita a la ciudad tudense. Comenzando por el Puente Internacional sobre el Río Miño, paso ineludible que hizo realidad las comunicaciones ferroviarias con Portugal y cuya construcción fue animada por una Real Orden de la reina Isabel II. Fue diseñado por el riojano Pelayo Mancebo al estilo de algunas obras de Gustave Eiffel y se inauguró en 1886. Entre el puente y el casco histórico se sitúa un paseo fluvial junto al Miño, que no es paso del Camino pero que merece la pena recorrer al atardecer. En la parte más alta de la ciudad, el núcleo urbano evoca a la perfección el aspecto de la ciudad durante la Edad Media y la Edad Moderna. De la muralla del siglo XII se conserva un tramo y la Porta da Pía o Pescadería junto a la calle Obispo Lago. Parte del recinto amurallado de los siglos XVII y XVIII, levantado durante las guerras con Portugal, también es visible desde el paseo fluvial.

El trazado jacobeo pasa junto a todos los monumentos destacados de Tui: la catedral de Santa María, mezcla de románico y gótico, consagrada en 1225 por el obispo Esteban Egea y en la que destacan el coro, el retablo de la Expectación, el museo y el claustro, el único que se conserva fiel al original de todas las catedrales gallegas. Junto a la catedral se encuentra el Museo Diocesano, que ocupa el antiguo hospital de pobres y peregrinos del año 1756, y bajo el albergue público no hay que perderse la singular capilla de San Telmo, barroca, de planta circular e ideada por Fray Mateo de Mosteiro. Se edificó sobre la casa de San Telmo, patrón de Tui fallecido en el siglo XIII. El Camino pasa por el lateral del Convento de las Clarisas, también conocido por el de las Encerradas, del siglo XVII y construido sobre la vieja iglesia románica de Santa María da Oliveira, ya desaparecida. A las afueras de Tui, llegando ya a la parroquia de Rebordans, se encuentra laiglesia gótica de Santo Domingo, panteón habitual de la nobleza de Tui.

  • ·         O PORRIÑO

El Camino Portugués ingresa en el municipio de O Porriño, con una población cercana a los 18.000 habitantes, por la parroquia de San Salvador de Budiño, una de las ocho que conforman el Concello. Está enclavado en el valle de la Louriña y goza de un emplazamiento idóneo para su desarrollo: a menos de 20 kilómetros de Vigo, con puerto internacional y aeropuerto, y conectado con la autopista AP-9 entre A Coruña y el límite de Portugal y la A-52 que enlaza las Rías Baixas con la meseta castellana. Por ello, el Polígono Industrial As Gándaras no está situado en O Porriño por casualidad, aunque para el peregrino supone una piedra en el camino y un mal colofón de etapa.

Si algo caracteriza al Concello son sus canteras de granito rosa, se cuentan por decenas y el material se exporta a diversos países europeos, Estados Unidos e incluso Japón. El arquitecto porriñés Antonio Palacios (1874-1945), cuya estatua homenaje podemos ver junto al Ayuntamiento, utilizó el granito para varias de sus construcciones. En O Porriño destacan el vanidoso edificio delAyuntamiento; la Botica Nova, terminada en 1912 y proyectada como farmacia y vivienda de su hermano José; la fuente del Cristo, de 1904; y el Templete de San Luis, un pabellón de acceso al metro madrileño que estuvo situado en la Gran Vía y que fue trasladado a O Porriño en 1971.

O Porriño resarce gustos más terrenales con su afamado pan, de gruesa corteza y abundante miga. Su sabor y textura aguanta varios días y algunas panaderías aún lo siguen amasando en los antiguos hornos de leña. En primavera se celebra una fiesta en torno a la miel y a finales del verano la fiesta de los callos.

Fuente: Consumer.es

Entradas anteriores »
A %d blogueros les gusta esto: