3-ETAPA

ITINERARIO

 Junto a la fachada del albergue de peregrinos nace la angosta rúa de Queimaliños, que seguimos de frente dejando a mano derecha la praza da Alhóndiga. Sin cambios de dirección enlazamos con las rúas do Cruceiro, Loureiro y da Picota y pasamos bajo uno de los arcos del viaducto de Pontevedra, estrenado en 1884 y aún testigo diario de los trenes que circulan entre Vigo y Pontevedra. Bajamos hasta el encuentro de la N-550, carretera que cruzamos junto a la fachada barroca de la capilla de Santa Mariña (Km 0,7).

Por la rúa del Campo de Fútbol, en paralelo a la N-550, pasamos el terreno de juego municipal y abandonamos Redondela tras la fábrica de maderas para entrar en la parroquia de Cesantes. Después de la primera calle, en ligera subida, viramos a la derecha por la estrada de Zacande(Km 1,7). En la siguiente bifurcación seguimos por la derecha, es la rúa Torre de Calle que nos recibe con una bonita rampa y un paso elevado que salva las vías del tren, tras las cuales giramos a la izquierda por el Camiño Real de Cesantes. Este bonito pero breve camino desemboca en el Camiño de Abreavella, que tomamos hacia la izquierda para reencontrarnos con la N-550 (Km 3,1).

La intersección de esta carretera, con bastante tráfico, es un punto negro que convendría solucionar. Tras el cruce entramos en la parroquia de O Viso, en concreto en el lugar de Tuimil. Hay que prestar atención a un desvío a mano izquierda al que le sucede una cuesta que llega hasta una fuente de piedra y un parque infantil, buen lugar para tomar oxígeno y llenar la cantimplora (Km 3,7). La pendiente se desinfla en una pista de tierra posterior que nace a la izquierda y que reconforta por la compañía de pinos y eucaliptos que pugnan por el espacio. Alcanzamos el primer alto de la jornada junto a las ruinas de una antigua casa de postas, un lugar para el descanso, aprovisionamiento y cambio de monturas (Km 4,3).

Trescientos metros después obtenemos una panorámica del extremo de la ría de Vigo, salpicada de casas que se descuelgan por la ladera de la montaña. Más abajo salimos a la N-550 y la cruzamos de nuevo para avanzar por el arcén hasta la entrada de Arcade, parroquia del Concello de Soutomaior (Km 6,3). El itinerario urbano pasa junto a una hornacina decorada con motivos del Camino de Santiago y llena de toda clase de estampas y dedicatorias. La fonte do lavandeira nos devuelve a la carretera nacional y volvemos a atravesarla para seguir por la rúa das Lameiriñas. En nuestra ruta por Arcade no veremos la iglesia de Santiago ni tampoco, ya que se encuentra a varios kilómetros, el célebre castillo de Soutomaior. Tras cruzar la calle de Rosalía de Castro tendremos oportunidad de parar en algún bar o comprar en cualquier tienda aunque también podremos hacerlo en la siguiente localidad. Descendemos hasta Ponte Sampaio,, un colosal vado de piedra de tajamares angulados que salva el río Verdugo, que tras un viaje de 41 kilómetros desembocada justamente aquí. En este puente se libró durante la Guerra de la Independencia una batalla que a la postre supuso la retirada de los franceses de Galicia (Km 8).

Al otro lado del puente se encuentra la población, ya ligada al Ayuntamiento de Pontevedra. El itinerario deja la carretera por la izquierda para callejear y no visita la iglesia parroquial de Santa María, original del siglo XII pero muy desvirtuada por las reformas efectuadas en los siglos XVIII y XX. Los servicios también quedan a un lado, más adelante al borde de la carretera. Junto a un hórreo giramos a la derecha, pasamos al lado del pazo de Bellavista y después de un crucero doblamos a la izquierda. Tras algún giro más abandonamos Ponte Sampaio en subida y en busca del paraje donde se encontraba el Ponte Nova, un puente medieval de un arco que se hizo añicos en 2006 por una riada del río Ulló. El Camino Portugués fue desviado y en octubre de 2010 se inauguró un puente nuevo, aunque ahora de acero corten y hormigón. Tras el Ponte Nova el Camino se adentra en laBrea Vella da Canicouva, un evocador camino de grandes losas que transcurre por el itinerario de la vía romana XIX (Km 9,6).

Los ciclistas encontrarán serias dificultades para mantenerse sobre la bici y tendrán que echar pie a tierra. La subida por la Brea Vella alterna tramos de piedras irregulares con otros de tierra y gravilla. Antes de culminar el ascenso llegamos a una pista asfaltada y la seguimos por la derecha. Otro par de giros, uno de ellos junto al mojón de los 72,061 kilómetros a Santiago, nos saca de la carretera y por una pista entre robles y más tarde asfaltada entramos en la parroquia de Figueirido, del Concello de Vilaboa. Los primeros unifamiliares corresponden al lugar de Bergunde (Km 12,1) y más adelante pasamos junto a una fuente con la inscripción montes de Figueirido y de inmediato por los barrios deBoullosa y Alcouce.

Seguimos el descenso hasta toparnos con la EP-0002, carretera que se cruza en la parroquia deSanta Comba de Bértola (Km 13,2) y que da paso a un corto tramo de eucaliptos, castaños y robles. Tras él, sobre todo en primavera y los meses estivales, suele haber abierto un quiosco con helados y bebidas. Después cruzaremos otra carretera y por una pista de tierra junto a unos maizales llegaremos a la capilla de Santa Marta, que data del año 1617 (Km 14,7).

A partir de este punto la etapa tiene ya poco que ofrecernos. En el lugar de O Pobo tomamos la carretera EP-0002 entrando así en la parroquia de Tomeza, perteneciente ya a Pontevedra. Vamos pasando por el arcén los siguientes lugares: Casal do RíoLusquiños (Km 16,2) y O Marco. En este último barrio, pasada una glorieta, seguimos por la calle Ramón Otero y pasamos bajo las vías del tren. Tan sólo 250 metros más adelante se encuentra el albergue de peregrinos La Virgen Peregrina(Km 18,2).

DIFICULTADES

 Aparte de varios cruces de carretera peligrosos, sobre todo el de la N-550 entre las parroquias de Cesantes y O Viso, hay que reseñar un par de subidas. La primera es más un repecho corto que una subida continua y se toma en el lugar de Tuimil (parroquia de O Viso) y la segunda se inicia a la salida de Ponte Sampaio, concretamente después del desaparecido Ponte Nova, y supera 130 metros de desnivel. Es muy tendida, con alguna parte de falsos llanos y no reviste dificultad.

QUE VER, QUE HACER

 CESANTES

  • Desde la senda jacobea tampoco es posible disfrutar de los atractivos de esta parroquia de Redondela. Posee una playa con un arenal cercano a los 2,5 kilómetros de longitud, un paseo marítimo, puerto pesquero y deportivo y lonja.
  • ARCADE
    Arcade es una de las dos parroquias que forman el Concello de Soutomaior. Es célebre por la calidad de las ostras que se crían en la desembocadura del río Verdugo. A primeros de abril, coincidiendo con la mejor época para degustar este molusco filtrador, se organiza una fiesta multitudinaria con varios stands repletos de ostras al natural con limón, cocinadas o en empanada y acompañadas con vino blanco Albariño. Debido a la escasez de ostras, se cultivan fundamentalmente en bateas, unas estructuras flotantes muy comunes de ver en las Rías Baixas.
  • PONTE SAMPAIO
    El puente sobre el río Verdugo divide los Concellos de Soutomaior y el de Pontevedra, al que ya pertenece la parroquia de Santa María de Ponte Sampaio. El puente de diez arcos semicirculares y tajamares afilados fue testigo en junio de 1809 del enfrentamiento entre el ejército español y el francés. El Coronel Pablo Morillo ordenó destruir varios arcos del puente y plantó cara al Mariscal Ney en la ribera sur del río Verdugo, que no pudo hacer frente durante dos días a todo un ejército de voluntarios labriegos y tuvo que retirarse finalmente con numerosas bajas.

Para visitar la iglesia de Santa María hay que salirse del itinerario marcado y seguir a la salida del puente unos cientos de metros por la carretera. Es de origen románico, probablemente del siglo XII, pero las reformas de los siglos posteriores impiden reconocerla como propia de ese estilo. Destaca también la casa rectoral barroca.

  • PONTEVEDRA
    La capital del Camino Portugués en España es la más pequeña de las cinco ciudades gallegas. Ronda los 80.000 habitantes y todos los hallazgos apuntan a que nació como una mansión de la vía romana XIX que fue creciendo a orillas del río Lérez. El nombre de Pontevedra deriva del Ponte Veteri, que se traduce por Puente Viejo y que hace referencia al emplazamiento del Ponte do Burgo que cruza el peregrino para salir del núcleo histórico. Contraria a esta teoría, en el Renacimiento se forjó la leyenda de que la ciudad fue fundada por Teucro, héroe griego, sobrino del rey Príamo de Troya y excelente arquero.

La ubicación del albergue de peregrinos, junto a la estación de tren, exige caminar un buen trecho para visitar los lugares más destacados de la ciudad. De camino y a la entrada del centro histórico se encuentra el Santuario de la Virgen Peregrina, construido en 1778 para albergar a la patrona de la ciudad y con planta en forma de vieira. En el interior están las tallas de Santiago, San Roque y la Virgen con atuendos peregrinos. También se puede sellar la credencial. Desde finales de 2011 esBien de Interés Cultural. Tras la porta do Camiño se accede a la plaza de la Ferrería, plagada de terrazas, lugar de encuentro y donde se ubica el convento de San Francisco. Junto a éste la plaza de la Estrella, con su casa de las Caras y los jardines de Casto Sampedro. De frente se llega hasta la plaza de la Leña, que recibe este nombre porque en ella se vendía la leña para cocinar. Alberga un crucero en el centro y está rodeada por los pazos del Museo Provincial, uno de los más importantes de España. Los fondos se albergan en varios edificios, tanto aquí como en los aledaños, y comprenden piezas de arte, arqueología, orfebrería, reproducciones de la cocina tradicional gallega, etc. En el edificio García Flórez hay iconografía de Santiago y de Compostela. Para cenar abundan las tabernas donde tapear comida tradicional gallega: empanada, lacón, pimientos del padrón, pulpo, mejillones, raxo…

La oficina de turismo municipal se encuentra en la calle Santa Clara, cercana al río Lérez, y sus teléfonos son el 986 108 138 y 986 848 552. El itinerario jacobeo para salir de la ciudad al día siguiente atraviesa todo el casco histórico, así que no hay que agobiarse si no se puede visitar todo.

Fuente: consumer.es