2-ETAPA

ITINERARIO

 Regresamos desde el albergue, cruzando el paso a nivel, hasta la glorieta de la plaza Central. Aquí giramos a la izquierda por la calle Ramiranes hasta la glorieta de la N-550, que separa los Concellos de O Porriño y Mos. De frente pasamos bajo la A-52, la autovía de las Rías Bajas que viene desde Benavente, y entramos en Ameiro Longo, lugar de la parroquia de Sanguiñeda y Concello de Mos (Km 1,5).

Pasamos la fonte do Chan y junto a una placa homenaje a los hermanos Novás, reconocidos alpinistas gallegos que han coronado un buen número de ochomiles. Después de la marquesina giramos para reencontrarnos con la N-550. El arcén de la nacional nos llevará hasta el cruce de Mos pero en 2010, unos 600 mt después de cogerla, había un desvío provisional que subía hasta la aldea de Veigadaña y se unía a la altura del mojón 94,512 con el itinerario original. En 2011 la Dirección General de Patrimonio delimitará el itinerario oficial del Camino Portugués y entonces se sabrá si continúa por la N-550 o rodeando por Veigadaña. Por uno u otro itinerario llegaremos al núcleo principal de Mos, representado por la iglesia barroca de Santa Eulalia, el pazo del siglo XVII y elalbergue de peregrinos. Junto a la iglesia hay un bar-restaurante (cierra los lunes)y enfrente del albergue se encuentra la tienda que regenta Flora, que tiene las llaves del albergue (Km 5,5).

En este punto iniciamos una exigente rampa hasta el crucero policromado de Os Cabaleiros del siglo XVIII y provisto de dos farolillos (Km 6,1). Por carretera local pasamos los núcleos dispersos de Os Cabaleiros y A Pereira, donde una pista de tierra entre robles, pinos y eucaliptos nos reconforta de tanto asfalto pero al que volvemos en breve en el lugar de Inxertado (Km 7,8). Más arriba atajamos por una trocha que retorna a la carretera a la altura de la capilla de Santiaguiño, reformada en 2003 y situada en el punto más elevado de la jornada (Km 8,5).

Al cruzar la carretera nos adentramos en el Concello de Redondela y a 100 metros nos tropezamos con el miliario de Vilar ? Guizán ? Louredo, indicador de distancia romano de la vía XIX que unía Braga con Astorga. En seguida entramos en Vilar de Infesta, formada como todas las parroquias gallegas por un buen número de barrios diseminados que nos desorientan, ya que cuesta saber con certeza dónde empieza o termina tal o cual lugar. La parroquia se atraviesa en ligera bajada por la carretera central y hay que prestar atención para coger un desvío a la izquierda que pasa junto a la churrasquería Choles (Km 10,2). Frente al restaurante el itinerario dobla a la derecha por una pista de tierra que conduce a otra asfaltada. Entre pinos retomamos una senda para acceder a los dominios de la parroquia de Saxamonde. Primero el barrio de Casal do Monte y algo más abajo elbarrio de Padrón (Km 11,5), donde caemos en picado por las calles, menos mal que no hay que subirlas. A Padrón le sucede el barrio de O Souto (Km 12,3) y fácilmente llegamos hasta la N-550 en el barrio de O Muro (Km 13,8).

Caminamos unos 600 metros junto a la Nacional y la dejamos por el arcén derecho para entrar enRedondela. Nos encontramos de inmediato con el primer edificio relevante: el convento de Vilavella, residencia de monjas en el siglo XVI y lugar de celebración de eventos, bodas y bautizos en la actualidad. Tras el convento pasamos bajo el viaducto Pedro Florani, inaugurado en 1876 y catalogado Bien de Interés Cultural y recorremos la rúa Pai Crespo para cruzar Xoán Manuel Pereira (carretera PO-250) y llegar hasta el albergue de peregrinos. Fue habilitado en la Casa da Torre, una residencia señorial renacentista del siglo XVI que fue habitada por la familia Prego de Montaos (Km 15,2).

DIFICULTADES

  • El único desnivel positivo a mencionar se encuentra entre el albergue de Mos y la capilla de Santiaguiño. Se superan 140 metros de altura en 3 kilómetros. Una subida muy llevadera que alterna falsos llanos con algunas rampas más duras al inicio y final.

QUE VER, QUE HACER

 MOS

  • El Concello de Mos sucede inmediatamente al de O Porriño y cuenta con cerca de 15.000 habitantes repartidos en 10 parroquias. Mos pertenecía a la antigua provincia gallega de Tui y dos de sus parroquias dependían del marqués de Mos, cuatro del conde de Salvaterra y las cuatro restantes del conde de Maceda. Cuna del ex ciclista profesional Óscar Pereiro, Mos se asienta también en el valle de la Louriña, llamado así por el río Louro, afluente del Miño. La Gran Enciclopedia del Mundo recopila datos de Mos de 1960: “con 10.014 habitantes, cultiva maíz, frutas, vino y legumbres, cría ganado vacuno y tiene fábricas de aserrar madera, cepillos, cultivo de pieles, talleres mecánicos, etc”. En cuanto a la cría de ganado vacuno, desde Tui hasta el mismo Santiago hoy llama la atención la ausencia de ganado.

A cierta distancia del Camino y en la parroquia de Torroso se encuentra el Castro del mismo nombre. Las excavaciones arqueológicas comenzaron en los años 80 y dataron el asentamiento en el siglo VII a.C. Se han hallado tres tipos de cabañas diferentes en cuanto al tipo de planta, fosos, parapetos defensivos y piezas de cerámica que se encuentran en el Museo Provincial de Pontevedra. En Santa Eulalia de Mos, donde se encuentra el albergue, el peregrino puede ver la iglesia parroquial, cuyo entorno se acondicionó a finales del 2010 y el Pazo de siglo XVII. Está gestionado por una fundación creada en 2002 y formada por los vecinos de la parroquia de Santa Eulalia y la comunidad de montes. Fueron ellos los que lograron recuperar el arruinado pazo de los marqueses de Mos y lo convirtieron en 2008 en un espacio cultural con salas de usos múltiples, biblioteca, auditorio, etc.

  • REDONDELA
    El Concello de Redondela lo forman casi una quincena de parroquias que suman más de 30.000 habitantes. Un miliario romano de la vía XIX, que aún se mantiene en su lugar original gracias a que los vecinos se opusieron a su traslado en 1931, da la bienvenida al peregrino en el municipio. Redondela se encuentra en el extremo de la Ría de Vigo, en la llamada ensenada de San Simón , un espacio considerado Lugar de Importancia Comunitaria (LIC) y perteneciente a la Red Natura 2000 de áreas de conservación de la biodiversidad. La ensenada es propicia para la práctica de deportes náuticos y la pesca, sobre todo de marisco, pero la orografía no deja apreciar la ría durante la etapa y para visitarla hay que dar un buen paseo vespertino o tomar un taxi entre varios. También merece la pena la isla de San Simón, que emerge en medio de la ría, pero visitarla es muy complicado porque además de hacer una petición previa por mail solo se puede llegar a ella por transporte marítimo. La propiedad de la isla de San Simón pasó de manos templarias a la Corona de Aragón y posteriormente, en el siglo XIV, al obispado de Tui. Fue abandonada y saqueada por tropas extranjeras y piratas en diversas ocasiones y durante la guerra civil llegó a contar con una cárcel habilitada en el antiguo lazareto de 1841. Ya en tierra firme destacan el propio albergue de peregrinos, casa renacentista construida por la familia Prego de Montaos y sede del ayuntamiento desde mediados del XIX hasta los años 50; la casa del Petán o de Santa Teresa, del siglo XVII y provista de una torre; la iglesia de Santiago, a escasa distancia del albergue y reconstruida en el XVI y el convento de Vilavella, a la entrada de Redondela por el Camino y construido en el año 1554 con iglesia de nave única. Redondela es muy conocida por los dos viaductos que sobrevuelan la villa, ambos de la segunda mitad del siglo XIX y uno de ellos, el de Pontevedra, aún en funcionamiento. Un espacio más lúdico en el que merece la pena estirar las piernas es el parque de la Alameda, cercano también al albergue y con varias esculturas del gallego Xoan Piñeiro.

El primer o segundo fin de semana de mayo se celebra en Redondela la Fiesta gastronómica del Choco, donde compiten los platos de sepia mejor elaborados. Así se pueden degustar los chocos en su tinta, con arroz o en empanada. En otras parroquias de Redondela tienen lugar a lo largo del año otras fiestas culinarias en torno al mejillón, la oreja o la manzana. En cuanto a fiestas y representaciones populares destacan la Fiesta de la Coca y la de los Fachos. La primera es de Interés Turístico Gallego y tiene su momento más álgido en el Corpus Christi con la danza de las espadas y el baile de las penlas. La fiesta de los Fachos, compartida con el municipio de Soutomaior, tiene lugar al comienzo del verano en las inmediaciones del castro da Peneda, donde al anochecer suben los vecinos portando antorchas y donde la música celta y la queimada ocupan un lugar destacado.

Fuente: consumer.es